Hipernenos


Eva Millet escribe un interesantísimo artigo para pais e nais en ElPaís, que non queríamos deixar de traer a este blog. Nel, fala dos hipernenos. Que son? Ela mesma os define:
Que é un hiperneno? Contesta Eva Millet, autora de Hipernenoss (Plataforma Actual): “É o produto dunha crianza intensiva, dunha absoluta dedicación dos pais ao neno, pero unha dedicación máis enfocada a ver o fillo como un produto. Teñen de antemán un plan establecido para ese neno ata antes de nacer. É un modelo norteamericano. Este neno é o absoluto rei da casa, o Luís XIV. É o modelo altar, réndeselle culto, dáselle todo, consúltaselle todo pero, doutra banda, ten unha presión brutal para triunfar. Son pícaros hiperprotexidos, que xestionan mal a frustración, que se amosan moi pouco autónomos. É un fenómeno do primeiro mundo”.
Un dos grandes problemas da sociedade actual.

Para ler este artigo, preme na imaxe:



Etiquetar aos nenos


Psicólogo e Máster en Psicología Clínica e da Saúde. Con máis de 10 anos de experiencia clínica e asesoramiento a pais, Alberto Soler é conferenciante e colaborador habitual en prensa, radio e televisión. No seu videoblog, Píldoras de Psicología e no libro “Hijos de padres felices”, do que é co-autor, dá resposta ás dúbidas universais sobre educación, crecemento persoal e crianza. “No momento no que temos unha etiqueta posta, acabamos comportándonos de acordo con esa etiqueta”. Debemos ser conscientes de que as expectativas que poñemos sobre os nenos acaban condicionando a súa conduta”, explica. Alberto Soler advirte dos perigos do ensino con “etiquetas” e da obediencia cega: o futuro dos nenos pasa pola educación en valores como a asertividad, o pensamento crítico e a autonomía.


Para ver o vídeo preme na imaxe:




A mellor extraescolar


A psicóloga clínica Alicia Bandeiras leva máis de 20 anos traballando con nenos e adolescentes en proxectos de educación. A súa contribución á divulgación da psicología na sociedade foi recoñecida durante tres edicións consecutivas polo Colexio Oficial de Psicólogos de Madrid con galardóns como o Premio de Xornalismo de Televisión. Autora dos libros, “Pequeños tiranos”, “Hijos felices” e “Niños sobreestimulados””, Bandeiras aposta por respectar o ritmo de aprendizaxe dos pícaros fronte ao exceso de actividades extraescolares. A psicóloga describe unha xeración de familias tensas que intentan que os seus fillos non se queden atrás nunha competición por ser mellores e defende os momentos de xogo e lecer en familia como un estupendo vehículo para a educación en valores. “En consulta, antes os nenos dicíanme que querían que os seus pais pasasen máis tempo en casa. Agora son eles quen piden estar máis en casa e non en tantas extraescolares”, conclúe.


Para ver o vídeo preme na imaxe:


Aprender a tolerar a frustración

Xornalista e escritora especializada en educación e crianza, Eva Millet advirte dos efectos en nenos e mozos da "hiperpaternidade", un modelo que xurdiu en Estados Unidos coa primeira xeración "milenial" e que xa chegou a España. Este novo fenómeno vai "da sobreprotección ao control excesivo, tanto en casa como no aula", desautoriza aos profesores e invade o espazo dos nenos na escola. Millet investigou este cambio na educación a través de entrevistas a psicólogos, pedagogos, educadores, pais e mestres, a quen dá voz nos seus libros "Hiperpaternidad" e "Hiperniños". A autora sinala que este sistema de "crianza monstruosamente intensiva" está creando unha xeración de mozos ansiosos, impacientes, dependentes, con medos e baixa tolerancia á frustración, que ademais se reflicte na súa aprendizaxe e rendemento académico. Millet propón que "as nais tigre, os pais apisoadora ou helicóptero" dean paso cara a un modelo que lles permita relaxarse, confiar no sentido común e nos fillos, e non apostar só pola acumulación de experiencias e coñecementos, senón por unha "educación do carácter" que reforce o seu empatía, resistencia, valores e tolerancia á frustración.

Para ver o vídeo, preme na imaxe:


Moi preocupante

Autoría: Alejandra González
Publicado en ABC (09/04/2018)

El 72% de los niños españoles, entre 6 y 11 años, tiene perfil en alguna red social

A diferencia de los datos a nivel internacional, los menores en España destacan por su curiosidad, su amor hacia las tecnologías y el uso de las redes sociales

Los niños son capaces de progresar en la actualidad porque se sienten apoyados por su familia, sus amigos y sus mascotas (aquellos que las tienen). Todos estos elementos forman una unidad de apoyo clave para su felicidad y positividad hacia la vida. De hecho, el 75% de los menores españoles –entre 6 y 11 años– afirma que «pasar tiempo con las personas de su entorno» se sitúa en el top 5 de razones para su felicidad, por encima de la media internacional (70%).
Así se desprende del estudio «Kids of the world» («Los niños del mundo»), con el que Viacom ha sondeado a casi 6000 niños de 31 países, con las edades mencionadas anteriormente.
A nivel global, los pequeños se ven a sí mismos como muy independientes, curiosos y creativos. Esta mentalidad se extiende a cómo los niños consumen información y entretenimiento: ver la televisión y escuchar música son sus modos preferidos para relajarse. Este interés por los contenidos alimenta la curiosidad y la creatividad, ya que cerca del 80% afirma que utiliza varios dispositivos a la vez, y el 88% de los niños usan su tiempo libre para aprender nuevas habilidades, incluyendo deportes o idiomas.
Sin embargo, el panorama en España dista mucho de estos datos globales: los niños destacan por su curiosidad, su amor hacia las tecnologías y el uso de las redes sociales, donde el 72% afirma que tiene perfil en alguna, porcentaje muy superior al 44 por ciento a nivel internacional. También siete de cada diez menores, en nuestro país, tiene smartphone, frente al 37% internacional; casi el 50 por ciento tiene tablet. De ahí que usen más de un dispositivo a la vez —76% de media—.
Salvar el mundo
A pesar de todos los datos anteriores, la mirada de un niño hacia los problemas siempre será más especial que la del resto del mundo. Poner fin a las guerras es la principal preocupación (61%), seguido de acabar con el hambre y hacer del mundo un lugar mejor. También casi el 90 afirma que vive su vida sin miedo a pesar de crecer en una época de cambios llena de incertidumbre.
«Queríamos saber cómo el mundo acelerado y cambiante de hoy en día modela las actitudes de los niños, sus experiencias y su comportamiento», afirma Christian Kurz, Senior Vice President of Global Consumer Insights en Viacom. «Hablamos directamente con miles de niños y descubrimos que son positivos y les emocionan las incontables posibilidades que les esperan, se lanzan sin miedo».

Como axudar aos nenos cando se separan dos seus mellores amigos ou amigas

Republicado con autorización del autor: Carlos Pajuelo

Las niñas y los niños también tienen su “mejor” amiga, su mejor amigo.
Tenemos un cerebro social, un cerebro que piensa, siente y actúa teniendo en cuenta a los demás y además es interaccionando con los demás como desarrollamos nuestra inteligencia, nuestro lenguaje, nuestra personalidad.
Las personas que nos rodean juegan un papel importante en nuestra vida, en todas las edades de nuestra vida. Desde bien temprano sentimos atracción por algunas de esas personas que nos rodean y a esas personas las llamamos amigos.
Hay niños y niñas que desde bien pequeños establecen lazos de cariño, de empatía, de bienestar respecto a otros niños, y establecen fuertes vínculos hacia ellos.
Chema tiene tres años, ha comenzado su escolarización hace seis meses y en la escuela, esa escuela en la que muchos se centran sólo en eso de aprender rápido a “leerescribirsumarrestar”, aprendió que había un niño al que le llama con nombre y apellido, con el que se le alegraba la vida, aprendió a jugar con él, estar a su lado, a compartir. Chema le llamaba amigo. Y decir amigo, ver al amigo, estar con el amigo le hacía sentirse genial.
Chema, los niños en general, solo saben de convivir con sus compañeros sin más perspectiva de futuro que vivir en el presente, sin temor a ser influenciados, lo hacen a puro corazón, al más puro “me encanta estar a tu lado”. Bendita amistad aquella que hace que disfrutar la proximidad sea lo único importante.
Pero Chema se ha encontrado, de repente, pues de repente es como nos solemos topar con la vida, que su amigo se ha ido a vivir a otra ciudad. Y está enfadado, enfadado en el colegio, enfadado en casa y pregunta que dónde está su amigo.
¿Están preparados nuestros hijos e hijas  para decir adiós a un amigo? Pues la verdad es que creo que no. Es un “palo” que de pronto tu mejor amigo se vaya a vivir a otra ciudad y de la noche a la mañana te veas privado de su compañía en la escuela.
“Ya se le pasará”, decimos los adultos, quitándole importancia a su malestar. Pues claro que se le pasará, pero lo roto está ahí. Los rotos de la infancia, los rotos de la niñez si no se tienen en cuenta, si no se les ayuda a los niños a “coserlos” pueden construir adultos descosidos.   Chema tan solo necesita ayuda de los adultos para encajar este malestar, este dolor, esta forma en que la vida le arranca de cuajo un amigo.

¿Qué podemos hacer los padres?

Hablad con el hijo o hija, hazle ver que lo que siente (la rabia, enfado, tristeza, etc.) es normal, no impidas que sienta lo que siente. No ningunees sus emociones.
Hazle ver que es una suerte tener amigos, hazle ver que cuando los recordamos nos sentimos bien.
No le des falsas esperanzas, “no te preocupes, si va a volver”. Es más sencillo, tú estás aquí y él o ella está allí.
La rabia, la pena necesitan de tiempo para irlas elaborando, para expresarlas. Entiende la rabia, pero no permitas que por estar triste crea que tiene derecho a hacer lo que quiera.
Abrázale y no te canses de decirle que tener amigos, querer a esos amigos, es lo mejor que nos puede pasar. Pero que por muchas circunstancias de la vida hay amigos a los que hay que dejar marchar.
Hay lecciones de vida que se aprenden con lágrimas en los ojos porque cuando un amigo se va se sufre, pero lo que un amigo siembra en un corazón se queda para siempre. Recuerdáselo.

Educar aos nenos según o seu temperamento


Republicado con autorización de: https://www.escuelaenlanube.com

Los niños son muy diferentes entre ellos, hay algunos que suelen ser más tranquilos, otros que son más inquietos, a veces nos choca su comportamiento porque no es el adecuado pero por ello no hay que ponerse a su nivel con su edad, hay que saber qué hacer o decirles en todo momento sin perder las formas. Según el temperamento de nuestro hijo podemos utilizar pautas diferentes para educarles.
En ocasiones nos encontraremos niños que son más intranquilos, tienen un comportamiento inadecuado, bien porque hablan insultando, con faltas de respeto o juegan pegando a los otros niños, suelen ser más desordenados o incluso no obedecen a los padres, en estos casos debemos educar en la firmeza, no en el autoritarismo.
Para controlar el temperamento de los niños, tenemos que tener siempre presente que hay que hablarles con respeto, puesto que en un futuro ellos podrán utilizar ese mal ejemplo  y acabar haciéndolo ellos lo mismo.
Tampoco hay que intentar dominar e imponerles normas sin un razonamiento previo, sí que debemos guiarles para que actúen correctamente y decirles lo que está bien y lo que está mal, siempre respetando su edad y las situaciones cotidianas.
Un  método que funciona es el refuerzo positivo, también suele funcionar los premios, evitando en lo posible que sean materiales, puede ser ver su serie favorita con nosotros, acompañarles en sus juegos o alguna actividad divertida al aire libre en la que podamos participar y que premie su comportamiento.
Lo que hay que evitar es que ellos, mediante su comportamiento exijan aquello que les interese, de lo contrario persistirán en ese mal comportamiento, esto conlleva que cada vez que quiera algo lo pida a través de una mala conducta, sabiendo que así los padres cederán.
Un hijo con un temperamento nervioso no es motivo de preocupación, la mayoría de los niños son o parecen nerviosos, pero eso en realidad es una mala canalización de su energía, tienden a agotar a los padres, pero es normal forma parte de la edad. Ir al parque, realizar actividades físicas ayudará a canalizar esa energía.
Muchos niños empiezan a comportarse de forma inadecuada por el conjunto de hábitos y de comportamiento establecidos por las influencias sociales, culturales, educativas, etc. Es por ello que los padres tienen la obligación de guiarles por el camino correcto sin que la presión o el agotamiento nos superen.
También nos encontraremos con niños desordenado, dejan todo tirado, no recogen y lo que es peor, por mucho que nos empeñemos en corregir esa situación, no hay manera, no obedecen. Nuestra recomendación es poner normas claras, pactadas de orden y aseo, que empezaremos a realizar con él, hasta que empiece a hacerlo solo. , evitando que al final por la perdida de paciencia acabemos recogiendo nosotros o aseándoles sin que ellos lo hagan solos.
Conclusiones
Es fundamental en la educación de nuestros hijos, paciencia, tener las ideas más o menos claras y un comportamiento respetuoso con ellos. No sirven los gritos, los castigos; sirve el dialogo, la comprensión y la firmeza.
No todos los niños nacen con un manual de como educarlos debajo del brazo, pero si seguimos unas sencillas pautas la tarea será más fácil.

Nenos, mellor sen móbil


Republicado con autorización del autor: Carlos Pajuelo

Un móvil no es un juguete

 “Toma hijo, te voy a regalar esta botellita de Ron y  poco a poco te la vas bebiendo, así cuando tengas 15 años y vayas al botellón, tendrás el hígado bien preparado para aguantar lo que te echen”.
¿Verdad que no se te ocurriría regalar una botella de alcohol a tu hijo menor, ni drogas, ni pornografía, ni armas, ni nada que pudiera suponer un riesgo para su salud o para su integridad personal? Entonces, ¿por qué le regalas un móvil a un menor?

No quisiera ser alarmista, porque los móviles han venido a nuestra vida para quedarse. Yo mismo, cual Cepeda, le canto a mi móvil: “no puedo vivir sin ti”. El móvil es una herramienta de comunicación fabulosa  pero poner en manos de niños de 10, 11, 12 años un aparato que se conecta a cualquier parte del mundo, a cualquier persona, a cualquier información, creo que es un error.
Los niños en caso de tener que utilizar un móvil, deben de hacerlo bajo la supervisión de un adulto, con unas normas de uso claras, con un tiempo limitado.

Consejos de uso:

1)  Supervisado por un adulto: Eso quiere decir que el adulto tiene que saber qué, cuando, con quién, para qué. Por eso, lo mejor es  que utilicen el teléfono de sus padres porque, si lo han de utilizar, es para algo puntual. Un móvil no es un juguete. Si lo que quieren es jugar, hay otros artilugios más apropiados para ello.
2) Normas de uso clara: El móvil no es un mata aburrimiento, ni un “controlador” de niños, tiene que tener una utilidad clara. El móvil nos come a todos, a mí también y tengo ya unos años y, se supone que, un conocimiento. Dentro de las normas recuerda que NO deben subir fotos. Que no se habla mal de nadie por teléfono. Que todo lo que hacen en un móvil deja huella. Su huella.
3)  Con un tiempo limitado: El tiempo justo para realizar la acción: buscar una información; preguntar algo a alguien, etc. Los niños no deberían tener en sus móviles acceso libre a internet. Deberían siempre pedirles a sus padres que les dieran la “llave” para conectarse, y así los padres  regulan el tiempo. Te recuerdo que hay adolescentes que se duermen tarde porque, mientras tú duermes, ellos están conectados a internet. ¡Ah! Y a tus hijos siempre les parecerá que les dejas poco tiempo, porque para ellos nunca es suficiente.
Así que si no sabes qué regalar a un niño de 10 años, regálale mejor un libro. Un libro es un juguete que permite desarrollar la imaginación, un libro es una buena manera de conectarse al mundo.  El único “peligro” que tienen los libros es que le puedan hacer pensar.
Ya tendrán tiempo para móviles. Niños, mejor sin móvil.