Moi preocupante

Autoría: Alejandra González
Publicado en ABC (09/04/2018)

El 72% de los niños españoles, entre 6 y 11 años, tiene perfil en alguna red social

A diferencia de los datos a nivel internacional, los menores en España destacan por su curiosidad, su amor hacia las tecnologías y el uso de las redes sociales

Los niños son capaces de progresar en la actualidad porque se sienten apoyados por su familia, sus amigos y sus mascotas (aquellos que las tienen). Todos estos elementos forman una unidad de apoyo clave para su felicidad y positividad hacia la vida. De hecho, el 75% de los menores españoles –entre 6 y 11 años– afirma que «pasar tiempo con las personas de su entorno» se sitúa en el top 5 de razones para su felicidad, por encima de la media internacional (70%).
Así se desprende del estudio «Kids of the world» («Los niños del mundo»), con el que Viacom ha sondeado a casi 6000 niños de 31 países, con las edades mencionadas anteriormente.
A nivel global, los pequeños se ven a sí mismos como muy independientes, curiosos y creativos. Esta mentalidad se extiende a cómo los niños consumen información y entretenimiento: ver la televisión y escuchar música son sus modos preferidos para relajarse. Este interés por los contenidos alimenta la curiosidad y la creatividad, ya que cerca del 80% afirma que utiliza varios dispositivos a la vez, y el 88% de los niños usan su tiempo libre para aprender nuevas habilidades, incluyendo deportes o idiomas.
Sin embargo, el panorama en España dista mucho de estos datos globales: los niños destacan por su curiosidad, su amor hacia las tecnologías y el uso de las redes sociales, donde el 72% afirma que tiene perfil en alguna, porcentaje muy superior al 44 por ciento a nivel internacional. También siete de cada diez menores, en nuestro país, tiene smartphone, frente al 37% internacional; casi el 50 por ciento tiene tablet. De ahí que usen más de un dispositivo a la vez —76% de media—.
Salvar el mundo
A pesar de todos los datos anteriores, la mirada de un niño hacia los problemas siempre será más especial que la del resto del mundo. Poner fin a las guerras es la principal preocupación (61%), seguido de acabar con el hambre y hacer del mundo un lugar mejor. También casi el 90 afirma que vive su vida sin miedo a pesar de crecer en una época de cambios llena de incertidumbre.
«Queríamos saber cómo el mundo acelerado y cambiante de hoy en día modela las actitudes de los niños, sus experiencias y su comportamiento», afirma Christian Kurz, Senior Vice President of Global Consumer Insights en Viacom. «Hablamos directamente con miles de niños y descubrimos que son positivos y les emocionan las incontables posibilidades que les esperan, se lanzan sin miedo».

Como axudar aos nenos cando se separan dos seus mellores amigos ou amigas

Republicado con autorización del autor: Carlos Pajuelo

Las niñas y los niños también tienen su “mejor” amiga, su mejor amigo.
Tenemos un cerebro social, un cerebro que piensa, siente y actúa teniendo en cuenta a los demás y además es interaccionando con los demás como desarrollamos nuestra inteligencia, nuestro lenguaje, nuestra personalidad.
Las personas que nos rodean juegan un papel importante en nuestra vida, en todas las edades de nuestra vida. Desde bien temprano sentimos atracción por algunas de esas personas que nos rodean y a esas personas las llamamos amigos.
Hay niños y niñas que desde bien pequeños establecen lazos de cariño, de empatía, de bienestar respecto a otros niños, y establecen fuertes vínculos hacia ellos.
Chema tiene tres años, ha comenzado su escolarización hace seis meses y en la escuela, esa escuela en la que muchos se centran sólo en eso de aprender rápido a “leerescribirsumarrestar”, aprendió que había un niño al que le llama con nombre y apellido, con el que se le alegraba la vida, aprendió a jugar con él, estar a su lado, a compartir. Chema le llamaba amigo. Y decir amigo, ver al amigo, estar con el amigo le hacía sentirse genial.
Chema, los niños en general, solo saben de convivir con sus compañeros sin más perspectiva de futuro que vivir en el presente, sin temor a ser influenciados, lo hacen a puro corazón, al más puro “me encanta estar a tu lado”. Bendita amistad aquella que hace que disfrutar la proximidad sea lo único importante.
Pero Chema se ha encontrado, de repente, pues de repente es como nos solemos topar con la vida, que su amigo se ha ido a vivir a otra ciudad. Y está enfadado, enfadado en el colegio, enfadado en casa y pregunta que dónde está su amigo.
¿Están preparados nuestros hijos e hijas  para decir adiós a un amigo? Pues la verdad es que creo que no. Es un “palo” que de pronto tu mejor amigo se vaya a vivir a otra ciudad y de la noche a la mañana te veas privado de su compañía en la escuela.
“Ya se le pasará”, decimos los adultos, quitándole importancia a su malestar. Pues claro que se le pasará, pero lo roto está ahí. Los rotos de la infancia, los rotos de la niñez si no se tienen en cuenta, si no se les ayuda a los niños a “coserlos” pueden construir adultos descosidos.   Chema tan solo necesita ayuda de los adultos para encajar este malestar, este dolor, esta forma en que la vida le arranca de cuajo un amigo.

¿Qué podemos hacer los padres?

Hablad con el hijo o hija, hazle ver que lo que siente (la rabia, enfado, tristeza, etc.) es normal, no impidas que sienta lo que siente. No ningunees sus emociones.
Hazle ver que es una suerte tener amigos, hazle ver que cuando los recordamos nos sentimos bien.
No le des falsas esperanzas, “no te preocupes, si va a volver”. Es más sencillo, tú estás aquí y él o ella está allí.
La rabia, la pena necesitan de tiempo para irlas elaborando, para expresarlas. Entiende la rabia, pero no permitas que por estar triste crea que tiene derecho a hacer lo que quiera.
Abrázale y no te canses de decirle que tener amigos, querer a esos amigos, es lo mejor que nos puede pasar. Pero que por muchas circunstancias de la vida hay amigos a los que hay que dejar marchar.
Hay lecciones de vida que se aprenden con lágrimas en los ojos porque cuando un amigo se va se sufre, pero lo que un amigo siembra en un corazón se queda para siempre. Recuerdáselo.

Educar aos nenos según o seu temperamento


Republicado con autorización de: https://www.escuelaenlanube.com

Los niños son muy diferentes entre ellos, hay algunos que suelen ser más tranquilos, otros que son más inquietos, a veces nos choca su comportamiento porque no es el adecuado pero por ello no hay que ponerse a su nivel con su edad, hay que saber qué hacer o decirles en todo momento sin perder las formas. Según el temperamento de nuestro hijo podemos utilizar pautas diferentes para educarles.
En ocasiones nos encontraremos niños que son más intranquilos, tienen un comportamiento inadecuado, bien porque hablan insultando, con faltas de respeto o juegan pegando a los otros niños, suelen ser más desordenados o incluso no obedecen a los padres, en estos casos debemos educar en la firmeza, no en el autoritarismo.
Para controlar el temperamento de los niños, tenemos que tener siempre presente que hay que hablarles con respeto, puesto que en un futuro ellos podrán utilizar ese mal ejemplo  y acabar haciéndolo ellos lo mismo.
Tampoco hay que intentar dominar e imponerles normas sin un razonamiento previo, sí que debemos guiarles para que actúen correctamente y decirles lo que está bien y lo que está mal, siempre respetando su edad y las situaciones cotidianas.
Un  método que funciona es el refuerzo positivo, también suele funcionar los premios, evitando en lo posible que sean materiales, puede ser ver su serie favorita con nosotros, acompañarles en sus juegos o alguna actividad divertida al aire libre en la que podamos participar y que premie su comportamiento.
Lo que hay que evitar es que ellos, mediante su comportamiento exijan aquello que les interese, de lo contrario persistirán en ese mal comportamiento, esto conlleva que cada vez que quiera algo lo pida a través de una mala conducta, sabiendo que así los padres cederán.
Un hijo con un temperamento nervioso no es motivo de preocupación, la mayoría de los niños son o parecen nerviosos, pero eso en realidad es una mala canalización de su energía, tienden a agotar a los padres, pero es normal forma parte de la edad. Ir al parque, realizar actividades físicas ayudará a canalizar esa energía.
Muchos niños empiezan a comportarse de forma inadecuada por el conjunto de hábitos y de comportamiento establecidos por las influencias sociales, culturales, educativas, etc. Es por ello que los padres tienen la obligación de guiarles por el camino correcto sin que la presión o el agotamiento nos superen.
También nos encontraremos con niños desordenado, dejan todo tirado, no recogen y lo que es peor, por mucho que nos empeñemos en corregir esa situación, no hay manera, no obedecen. Nuestra recomendación es poner normas claras, pactadas de orden y aseo, que empezaremos a realizar con él, hasta que empiece a hacerlo solo. , evitando que al final por la perdida de paciencia acabemos recogiendo nosotros o aseándoles sin que ellos lo hagan solos.
Conclusiones
Es fundamental en la educación de nuestros hijos, paciencia, tener las ideas más o menos claras y un comportamiento respetuoso con ellos. No sirven los gritos, los castigos; sirve el dialogo, la comprensión y la firmeza.
No todos los niños nacen con un manual de como educarlos debajo del brazo, pero si seguimos unas sencillas pautas la tarea será más fácil.

Nenos, mellor sen móbil


Republicado con autorización del autor: Carlos Pajuelo

Un móvil no es un juguete

 “Toma hijo, te voy a regalar esta botellita de Ron y  poco a poco te la vas bebiendo, así cuando tengas 15 años y vayas al botellón, tendrás el hígado bien preparado para aguantar lo que te echen”.
¿Verdad que no se te ocurriría regalar una botella de alcohol a tu hijo menor, ni drogas, ni pornografía, ni armas, ni nada que pudiera suponer un riesgo para su salud o para su integridad personal? Entonces, ¿por qué le regalas un móvil a un menor?

No quisiera ser alarmista, porque los móviles han venido a nuestra vida para quedarse. Yo mismo, cual Cepeda, le canto a mi móvil: “no puedo vivir sin ti”. El móvil es una herramienta de comunicación fabulosa  pero poner en manos de niños de 10, 11, 12 años un aparato que se conecta a cualquier parte del mundo, a cualquier persona, a cualquier información, creo que es un error.
Los niños en caso de tener que utilizar un móvil, deben de hacerlo bajo la supervisión de un adulto, con unas normas de uso claras, con un tiempo limitado.

Consejos de uso:

1)  Supervisado por un adulto: Eso quiere decir que el adulto tiene que saber qué, cuando, con quién, para qué. Por eso, lo mejor es  que utilicen el teléfono de sus padres porque, si lo han de utilizar, es para algo puntual. Un móvil no es un juguete. Si lo que quieren es jugar, hay otros artilugios más apropiados para ello.
2) Normas de uso clara: El móvil no es un mata aburrimiento, ni un “controlador” de niños, tiene que tener una utilidad clara. El móvil nos come a todos, a mí también y tengo ya unos años y, se supone que, un conocimiento. Dentro de las normas recuerda que NO deben subir fotos. Que no se habla mal de nadie por teléfono. Que todo lo que hacen en un móvil deja huella. Su huella.
3)  Con un tiempo limitado: El tiempo justo para realizar la acción: buscar una información; preguntar algo a alguien, etc. Los niños no deberían tener en sus móviles acceso libre a internet. Deberían siempre pedirles a sus padres que les dieran la “llave” para conectarse, y así los padres  regulan el tiempo. Te recuerdo que hay adolescentes que se duermen tarde porque, mientras tú duermes, ellos están conectados a internet. ¡Ah! Y a tus hijos siempre les parecerá que les dejas poco tiempo, porque para ellos nunca es suficiente.
Así que si no sabes qué regalar a un niño de 10 años, regálale mejor un libro. Un libro es un juguete que permite desarrollar la imaginación, un libro es una buena manera de conectarse al mundo.  El único “peligro” que tienen los libros es que le puedan hacer pensar.
Ya tendrán tiempo para móviles. Niños, mejor sin móvil.

A relación do autismo e os problemas sensoriais nos nenos


Autoría: María Eugenia Daney
Republicado con autorización de: https://www.escuelaenlanube.com

Un niño que tiene autismo y que, además, presenta rasgos de TPS (trastorno del procesamiento sensorial) puede impactar de diversas manera en la persona.
Recordemos que la integración sensorial es la organización de dicha información sensorial para su posterior utilización. Dicho  de otra manera, este trastorno afecta el modo en que se perciben las sensaciones a través de los sentidos olfato, vista, tacto, gusto y movimiento. A su vez, afecta el modo en como el sujeto responde a dicha integración.  De este modo, un niño con trastorno del procesamiento sensorial pueden sentir rechazo al tocar  algunas texturas, olores determinados, ruidos fuertes, luces brillantes, etc.

La relación del autismo y los problemas sensoriales en los niños

Los niños con autismo presentan, como una de sus características, la hipersensibilidad a los ruidos fuerte (especialmente los agudos), colores brillantes o muy intensos. Es, por esta razón, que cada vez más muchos autores afirman que el autismo es un desorden de alto impacto sensorial (puesto que esta es una de las áreas afectadas en ellos). Sin embargo, no todos los niños con autismo tienen que tener trastorno en el procesamiento visual, aunque, claro está, esta es un área (como mencionamos con anterioridad) afectada en esta condición.
Debido a que aún no existe demasiada experiencia que afirme en que porcentaje los niños con autismo podrían tener este segundo trastorno, no es posible hablar de porcentaje. No obstante realizaremos un análisis de ambas problemáticas a fin de extraer conclusiones para futuros trabajos.

Área de la comunicación y el lenguaje

En niños con autismo es fácilmente detectable que el procesamiento del lenguaje sensorial y auditivo se procede de manera errónea.

Área de la motricidad

Ya sea esta fina o gruesa los niños con autismo pueden presentar problemas de esta índole. Así, un niño  con autismo y con problemas en el procesamiento sensorial se tropezara con una línea dibujada con tiza sobre el suelo del patio escolar. Además a nivel motriz y en cuanto a coordinación en general es mayormente malo.

Estereotipias

Las estereotipias son los comportamientos repetitivos como la ecolalia (repetir frases una y otra vez), tener juegos repetitivos o de agrupamiento y orden de objetos, movimientos repetitivos, caminar en puntas de pie, etc. Las estereotípicas, características de muchos de los niños con autismo, son en gran parte de tipo sensorial. Los niños con autismo utilizan las estereotipias como un regulador o estabilizador de sus emociones.

Información vestibular

En este aspecto muchos niños con autismo tienen problemas para la regulación. Así hay niños con autismo con una carencia de sensibilidad vestibular, características de esto es cuando los niños tienen problemas  para visitar parques infantiles, bajar las escaleras adecuadamente, entre otros comportamientos. Por otra parte, hay otros grupo de niños con autismo que tiene una hipersensibilidad vestibular y buscará una excitación alto y permanente, aleteando sus brazos, girando sobre sí mismo una y otra vez, etc. algunos de estos pueden tildar de tener, incluso, conductas tipo kamikaze.

Área auditiva

Frente a la sensibilidad de la audición es frecuente que los niños con autismo tengan comportamientos en los cuales expresen con actitudes la molestia que sienten ante ruidos como los de una aspiradora, una sirena de un camión de bomberos, una licuadora, etc.
En consecuencia, si bien aún falta mayor cantidad de estudios que avalen dicha teoría queda a las claras que existe una relación fuerte (al menos en porcentajes actuales) de niños con autismo que tienen problemas de integración sensorial.

Os pais que querían ser modernos


Republicado con autorización del autor: Carlos Pajuelo
 
El mundo cambia de manera constante y vertiginosa, hoy enseguida pasa a ser ayer y nuestros ojos tienden a mirar de manera ansiosa al mañana, a un mañana en el que mejorar el presente. Las familias también están sometidas a la presión de la innovación, a la presión de la actualización constante, al temor aquedarnos anclados en el pasado, el miedo a ser unos padres “antiguos”.
¿Son diferentes los padres y madres de ahora? Pues sí, igual que son diferentes los hospitales, los coches, las calles, la manera de relacionarnos, todo cambia constantemente.
Los padres y madres tienen que estar atentos a las herramientas que utilizan sus hijos para socializarse (Redes sociales: Instagram, Facebook, twitter, etc., Series de TV, etc.) Pero no es suficiente, para ser moderno,  con ponerle un WhatsApp al niño para decirle “que ya es hora de irse recogiendo”.
¿Cómo ejercer la tarea de padre o madre en este mundo tan cambiante? ¿En qué consiste eso de innovar en la familia?
Educar de manera innovadora es conocer las herramientas que utiliza tu hijo, conocer qué es lo que les interesa, conocer la manera que tienen de relacionarse y sabiendo esto, sencillamente utilizar estas 5 estrategias:
La manera más innovadora de educar es AMAR a los hijos, de quererlos incondicionalmente, es la de asumir que nuestros hijos no son el centro del universo,  no son perfectos y se equivocan y por eso necesitan que los eduquemos, educarlos en el uso de las herramientas con las que se relacionan es fundamental.
La manera más innovadora de educar hijos es ser conscientes que ejercer la tarea de ser padres y madres requiere GUIAR y guiarlos nos obliga a ponerles límites. No hay mayor modernidad que la de señalarles a nuestros hijos la diferencia que hay entre lo que es tolerable y lo que es intolerable. No hay mayor innovación educativa que hacer que nuestros hijos vivan (pensar, sentir, actuar)  las consecuencias de saltarse las normas. Las redes sociales necesitan guías, normas y límites mientras nuestros hijos aprenden  a hacer un buen uso de ellas.
La innovación requiere SUPERVISAR a nuestros hijos. Supervisar es estar atento, supervisar es confiar con los ojos bien abiertos. No es cuestión de falta de confianza, es cuestión de responsabilidad paterna. ¿Dejarías una botella de alcohol a un niño? Un teléfono movil, una red social necesita, en hijos menores constante supervisión y déjales bien clarito y explícito: que no se utilizan para acosar a los demás, que tienen que proteger su identidad digital porque van a ser lo que escriban en las redes, van a ser lo que hagan en las redes.
No hay mayor innovación que ESCUCHAR a nuestros hijos mientras les educamos, escucharlos una y otra vez, pero te recuerdo que escuchar es entender a nuestros hijos y entenderlos no significa que estemos obligados a asumir lo que nos cuentan. Escuchar con amor, escuchar para poder guiar, escuchar para supervisar. Escuchar para entenderlos y así comprender que cuando les ponemos límites es muy posible que se enfaden. Pero es lo que hay.
Y por último lo más moderno en la tarea de educar hijos es PERSISTIR en la tarea, un día y otro, más o menos animados, más o menos asustados, pero persistir, ser sistemáticos. Nuestros hijos crecen rapidísimo, no podemos desperdiciar ni un solo día.
¿Un padre moderno, una madre moderna? Sencillamente un padre y una madre comprometidos con la tarea de educar a sus hijos.
Los Padres modernos no se empeñan en que sus hijos sean felices, se empeñan en mostrar a sus hijos como actuar y como vivir acorde a los valores que queremos transmitirles, el resto dependerá de ellos.

Consecuencia dos pais e nais ausentes nos nenos


Republicado con autorización de: https://www.escuelaenlanube.com

Preocuparnos de todo lo que les pueda suceder a nuestros hijos no es tarea fácil, sobre todo para aquellos padres y madres que están muy atareados teniendo una jornada laboral completa y no puedan estar mucho tiempo con sus hijos. A pesar de que sea muy complicado para muchos de vosotros, quiero deciros que hay que intentar que nuestros pequeños tengan siempre apoyo de sus padres y madres para que puedan crecer felices con confianza.
Es importante que estéis atentos de vuestros hijos, que les preguntéis a diario qué tal les va en el colegio, cómo se sienten, qué les apetece hacer o incluso preguntarles por sus inquietudes. En el caso de los padres y madres que no tienen opción de ver a sus hijos despertar por la mañana antes de ir al colegio o de llevarlos al colegio, resultando ser unos padres y madres ausentes, veremos que finalmente tendrán unas consecuencias negativas para el niño.
Las consecuencias negativas para los niños de padres y madres ausentes suelen ser tales como que tengan poca confianza en sí mismos. El vínculo entre sus padres y el hijo no estará muy afianzado, por tanto el niño tendrá una autoestima baja y no podrá confiar tanto en sí mismo y quizás en el futuro tendrá serios problemas a la hora de tomar decisiones.
Además, tendrán desconfianza en los demás ya que no han tenido apoyo en sus momentos más difíciles y se han sentido solos, con que no podrán confiar en nadie. Esto sin duda es un problema y es aconsejable evitar desde primer momento, siempre hay que establecer un vínculo de confianza entre los padres y  el hijo.
Muchos niños, debido a haber pasado malos momentos, sentirse solos porque no han tenido a su padre o madre en su día a día, han intentado llamar su atención teniendo malas conductas. Estos niños se dejarán llevar por impulsos que no saben controlar y por tanto cuando vemos su mal comportamiento porque están solos tenemos que reflexionar que algo no estamos haciendo bien y hablar con ellos para que sepan que tienen el apoyo de su padre o madre.
Cuando el niño no se arropa con cariño desde su infancia, se puede convertir en una persona menos sensible, más frío con todos y podrá tener serios problemas para controlar sus emociones y dificultad comunicativa en mostrar sus sentimientos.
El tener un padre o madre ausente podrá provocar tales consecuencias negativas en el niño, con frustraciones que se haga constantes dudas que no pueda resolver. Podrán sufrir tanto que su carácter se vuelva dubitativo e indeciso y no sepan actuar de forma correcta cuando tengan un problema.
A pesar de todos estos inconvenientes, hay veces que algunos niños incluso llegan a tener depresión. Os recomiendo que tengáis en cuenta que un niño siempre va a necesitar el apoyo de su padre o madre, su atención y cariño. Tenemos que ser consecuentes y evitar que tengan una mala infancia y que tengan problemas que realmente podemos solucionar a tiempo.

Como funciona o cerebro dun adolescente?


David Bo é un científico rodeado de preguntas: Como aprendemos? Como pensa un adolescente? Cal é a mellor idade para comezar cun segundo idioma? Por que a música, a plástica e a educación física son tan importantes? El non quere deixar ningunha sen resposta porque como anuncia no seu último libro, a súa paixón é contar todo o que sempre quixemos saber sobre o cerebro dos nosos fillos e nunca ninguén se atreveu a explicarnos. Profesor de xenética na Universidade de Barcelona, David Bo explica que a neurociencia ofrece claves que modificarán a nosa forma de ensinar e aprender.


Para ver o vídeo, preme na imaxe: